Programa OCAZEnigma

Programa OCAZEnigma

Panorama nacional

Programa

Perdiéndose en el rumor de la memoria                                Carlos Fontcuberta

Mian                                                                                           María Eugenia Luc

Quess                                                                                          Juan Cruz Guevara

Cinco pequeñas piezas para violoncello y piano                    Eduardo Pérez Maseda

  • I Pensiero
  • II Molto leggiero
  • III Convulso
  • IV Omaggio
  • V Allegro-Presto

Tierra Adentro                                                                            Miguel Ángel Remiro

Insomnio y Chacona                                                                  David del Puerto

 

Fernando Gómez, flauta

Emilio Ferrando, clarinete

Juan Carlos Segura, piano

Víctor Parra, violin

Carlos Seco, viola

Zsolt G. Tottzer, violoncello

 

Director artístico y titular: Juan José Olives

Notas al Programa

Perdiéndose en el rumor de la memoria es una composición de Carlos Foncuberta (1977), ganador del Premio Jóvenes Compositores 2011 de la Fundación Autor. La obra tiene una estructura bipartita de secciones contrastantes. La primera de ellas destaca por su acusada direccionalidad. El dibujo pianístico progresa hasta formar un continuo ondulante, mientras la cuerda, que al inicio actúa principalmente como resonador de algunos sonidos del piano, se independiza progresivamente de éste. El proceso culmina en un intenso clímax. La segunda sección recoge de la primera la conquista de la región grave, y presenta un número reducido de elementos que son presentados cíclicamente en una espiral que acaba por diluirlos. Resultan éstos tan tenues al final, que se confunden con la huella que el clímax ha grabado en la memoria del oyente.

Mian de María Eugenia Luc(1958) es una pieza que pertenece a su ciclo titulado de aire y luz. Mian es una de las ocho palabras que en el Chi Kung ejercen la guía de la meditación, y significa “delicado”. Luc desarrolla en esta pieza tripartita un delicado tratamiento de la modulación en cada uno de sus parámetros, que nos permite transitar desde un estado de suma quietud (en el comienzo de la partitura) hasta llegar a una eclosión sonora (en la segunda sección), después finaliza disolviéndose hasta su último hálito en una espiración contemplativa.

Quess de Juan Cruz Guevara (1972) es una obra construida en un solo gesto. Basada en elementos de un tamaño muy reducido, de ritmo e interválica cambiante, que se van concatenando. La instrumentación de los elementos dentro del ensemble crea una serie de estados sólidos con diferentes colores sonoros. La direccionalidad del gesto no es progresiva ni previsible. La irregularidad de los elementos y sus asociaciones son transportados a la forma general de la obra

Los elementos en sus asociaciones sonoras aumentan su peso magnifica el sonido, su densidad y la amplitud de frecuencia llegando, incluso, en algunos momentos donde la saturación del sonido y lo irreconocible de los elementos nos acerca al ruido.

De las Cinco pequeñas piezas para violoncello y piano su autor, Eduardo Pérez Maseda, nos dice: “…en la combinatoria instrumental de mi música de cámara no se había dado, hasta el momento, la posibilidad de una conjunción de tanta y tan rica tradición como el dúo de violoncello y piano.” […] Si, inicialmente, “mi idea fue escribir una obra en un único trazo y de cierta complejidad formal, lo cierto es que el trabajo de composición fue variando hacia una visión radicalmente distinta y representativa de lo que podría considerarse un personal “paisaje interior.” Nos encontramos, así -continúa diciendo el autor- “ante … una serie de piezas breves, con una cierta autonomía individual, y con un carácter expresivo y formal diferenciado que, sin embargo,  no pueden ser entendidas por separado de manera individual.”

Miguel Ángel Remiro es un compositor que ha trabajado durante años como pianista de jazz, flamenco, tango y otras músicas populares, lo que se refleja en su música. Tierra adentro, el título de esta obra es algo así como una descripción y una declaración de intenciones a un tiempo. Es una obra inspirada en la música popular campesina española. Hay un sustrato musical arcaico común, en toda la geografía española (incluso en territorios que fueron españoles antaño y que conservan muchos rasgos de esa música popular). Esos rasgos son ciertos usos rítmicos, ciertos giros melódicos y el uso de escalas cercanas a los modos gregorianos. De ese sustrato común nace la inspiración para piezas como esta, en la que intento conectar ese pasado musical arcaizante (metafóricamente, la tierra, que permanece ajena al paso del tiempo), con la tradición de la música culta española y europea.

Insomnio y Chacona de David del Puerto es un sexteto escrito en dos secciones unidas sin solución de continuidad. La primera de ellas nace justamente de lo que su título indica: ideas variadas que fluyen en una noche en blanco, llevadas al papel apresuradamente, para ser organizadas después con un poco más de calma. La segunda sección, más breve, tampoco oculta nada: es una ortodoxa chacona sobre una secuencia armónica no exenta de una dulce melancolía. Su tempo es coincidente con el del tema principal del Insomnio, que retorna al final fundiéndose con la chacona, para recordarnos que no está de más tener a mano un somnífero o, en su defecto, el cuaderno de apuntes.

 

Ver biografía